CARTA DE UN PADRE

Amado hijo:

El día que este viejo y ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme.

Cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide como atarme mis zapatos tenme paciencia recuerda las horas que pase enseñándote a hacer las mismas cosas.

Si cuando conversas conmigo, repito y repito las mismas palabras y sabes de sobra como termina, no me interrumpas y escúchame. Cuando eras pequeño para que te durmieras, tuve que contarte miles de veces el mismo cuento hasta que cerrabas los ojitos.

Cuando estemos reunidos y sin querer, haga mis necesidades, no te averguences y comprende que no tengo la culpa de ello, pues ya no puedo controlarlas. Piensa cuantas veces cuando niño te ayude y estuve pacientemente a tu lado esperando a que terminaras lo que estabas haciendo.

No me reproches porque no quiera bañarme; no me regañes por ello. Recuerda los momentos que te perseguí y los mil pretextos que te inventaba para hacerte más agradable tu aseo.

Cuando me veas inútil e ignorante frente a todas las cosas tecnológicas que ya no podré entender, te suplico que me des todo el tiempo que sea necesario para no lastimarme con tu sonrisa burlona.

Acuérdate que fui yo quien te enseño tantas cosas: Comer, vestirte y como enfrentar la vida tan bien como lo haces, son producto de mi esfuerzo y perseverancia.

Cuando en algún momento, mientras conversamos, me llegue a olvidar de qué estamos hablando, dame todo el tiempo que sea necesario hasta que yo recuerde, y si no puedo hacerlo no te impacientes; tal vez no era importante lo que hablaba y lo único que quería era estar contigo y que me escucharas en ese momento.

Si alguna vez ya no quiero comer, no me insistas. Se cuanto puedo y cuando no debo.
También comprende que con el tiempo, ya no tengo dientes para morder ni gusto para sentir.

Cuando mis piernas fallen por estar cansadas para andar…. dame tu mano tierna para apoyarme como lo hice yo cuando comenzaste a caminar con tus débiles piernitas.

Por ultimo, cuando algún día me oigas decir que ya no quiero vivir y solo quiero morir, no te enfades. Algún día entenderás que esto no tiene que ver con tu cariño o cuanto te ame.

Trata de comprender que ya no vivo sino que sobrevivo, y eso no es vivir.

Siempre quise lo mejor para ti y he preparado los caminos que has debido recorrer. Piensa entonces que con este paso que me adelanto a dar, estaré construyendo para ti otra ruta en otro tiempo, pero siempre contigo.

No te sientas triste, enojado o impotente por verme así. Dame tu corazón, compréndeme y apóyame como lo hice cuando empezaste a vivir.

De la misma manera como te he acompañado en tu sendero, te ruego me acompañes a terminar el mío. Dame amor y paciencia, que te devolveré gratitud y sonrisas con el inmenso amor que tengo por ti.

Atentamente

Tu padre

Autor desconocido

LA ESCALA DE ADAPTACION SOCIAL

Esta notable escala que es la que usaban (y tal vez sigan usando) en la clínica del Dr. Carl Simonton, sirve para conocer el grado de receptividad de enfermedades que hemos desarrollado durante el último año.

La escala detalla una variedad de sucesos comunes, y el impacto que cada uno de ellos produce sobre la salud de un indivíduo

SUCESO                                                                                                          IMPACTO

Muerte de la esposa o esposo                                                                   100

Divorcio                                                                                                                    73

Separación                                                                                                               65

Encarcelamiento                                                                                                  63

Muerte de pariente cercano                                                                          63

Herida o enfermedad personal                                                                    53

Casamiento                                                                                                             50

Despido del trabajo                                                                                            47

Reconciliación matrimonial                                                                           45

Jubilación                                                                                                                  45

Cambio en el estado de la salud de un miembro de la familia    44

Embarazo                                                                                                                  40

Dificultades sexuales                                                                                         39

Aumento de la cantidad de familiares                                                     39

Reajuste de negocio                                                                                           39

Cambio de estado financiero                                                                        38

Muerte de amigo íntimo                                                                                  37

Cambio de tipo de trabajo                                                                              36

Cambio en la cantidad de peleas con la pareja                                   35

Hipoteca de más de 10.000 dólares                                                         31

No poder pagar una hipoteca                                                                       30

Cambio en las responsabilidades del trabajo                                      29

Hijo que se independiza de los padres                                                    29

Problemas con los parientes políticos                                                     29

Exito personal extraordinario                                                                      28

Esposa que comienza o deja de trabajar                                                26

Comienzo o terminación de estudios                                                      26

Cambio de condiciones de vivienda                                                         25

Modificación de hábitos personales                                                        24

Problemas con el jefe                                                                                        23

Cambio de horario o condiciones de trabajo                                      20

Cambio de domicilio                                                                                          20

Cambio de escuela                                                                                              20

Cambio de actividades recreativas                                                           19

Cambio de actividades religiosas                                                               19

Cambio de actividades sociales                                                                   18

Hipoteca de menos de 10.000 dólares                                                    17

Cambio en el dormir                                                                                           16

Cambio en la cantidad de reuniones familiares                                  15

Cambio en costrumbres alimenticias                                                       15

Vacaciones                                                                                                               13

Navidad                                                                                                                      12

Infracciones pequeñas de la ley                                                                   11

¿Qué es lo que indica esta tabla?

La tabla indica en términos de stress cuánto nos afecta cada uno de los cambios más comunes en la vida de las personas.

Es muy interesante destacar que tanto los eventos negativos como: un despido del trabajo, un divorcio o una hipoteca, asi como los eventos que se viven como positivos como: un embarazo, casamiento o vacaciones, producen un cierto nivel de stress.

De acuerdo con este estudio, la acumulación de más de 300 puntos en el término de un año, está asociado con una alta incidencia de enfermedades, o dicho de otra forma, aquellos que han sumado más de 300 puntos, o ya están sufriendo enfermedades o tienen un 49% de posibilidades de sufrirlas (salvo que sepan controlar La Ley de Atracción por medio del Control Mental.

El hecho de que la práctica de los ejercicios de control mental nos permita permanecer sanos, aún cuando nuestras condiciones de vida habituales nos lleven hacia la enfermedad, debería ser motivo de una seria reflexión, y dicha reflexión es:

¿Cuál es el precio que estan pagando mis familiares y amigos por no haber aprendido a controlar La Ley de Atracción?

Dr. Roberto A. Bonomi

EL ATARDECER DE LA VIDA

El sol se despedía del Imperio Tré. El vasallo caminaba junto a la anciana del molino amarillo.Iba conversando sobre la vida.

– ¿Qué cosa es lo que más te gusta de la vida, anciana ?

La viejecilla del molino amarillo se entretenía en lanzar los ojos hacia el ocaso.

– Los atardeceres- respondió.

El vasallo preguntó, confundido:

-¿ No te gustan mas los amaneceres? Mira que no he visto cosa más hermosa que el nacimiento del sol allá,detrás de las verdes colinas de Tré.

Y reafirmandose, exclamó:

– ¿ Sabes ? Yo prefiero los amaneceres.

La anciana dejó sobre el piso la canastilla de espigas que sus arrugadas manos llevaban. Dirigiéndose hacia el vasallo, con tono dulce y conciliador, dijo:

– Los amaneceres son bellos, sí. Pero las puestas del sol me dicen más. son momentos en los que me gusta reflexionar y pensar mucho. Son momentos que me dicen cosas de mí misma.

– ¿Cosas ? ¿De ti misma…..?-inquirió el vasallo. No sabía a qué se refería la viejecilla con aquella frase.

Antes de cerrar la puerta del molino amarillo, la anciana añadió:

– Claro. La vida es como un amanecer para los jóvenes como tú. Para los ancianos, como yo, es un bello atardecer. Lo que al inicio es precioso, al final llega a ser plenamente hermoso.

Pero prefiero los atardeceres..

¡Mira!

La anciana apuntó con su mano hacia el horizonte. El sol se ocultó y un cálido color rosado se extendió por todo el cielo del Imperio Tré. El vasallo guardó silencio. Quedó absorto antes tanta belleza.

La vida es un instante que pasa y no vuelve. Comienza con un fresco amanecer; y termina como un atardecer sereno se nos va. De nosotros depende que el sol de nuestra vida, cuando se despida del cielo llamado “historia”, coloreé con hermosos colores su despedida. Colores que sean los recuerdos bonitos que guarden de nosotros las personas que vivieron a nuestro lado.

/Enviado por Asun Carretero/

CONTRA TODA ESPERANZA

Hace seis años, si alguien me hubiera dicho que alguna vez iba a ser sano y feliz, me hubiera reido y pensado que mi salud era tan mala que no podía siquiera imaginarme estar bien.

Eso fue antes de que hiciera mi curso de control mental y descubriera el poder de mi mente.

Cuando nací en 1962 se dijo que no esperaban que viviera, pero que si lo lograba, iba a tener severo daño cerebral.

Fue más tarde que se descubrió que también tenía distrofia muscular, era parcialmente sordo, severamente bizco y ciego funcional.

Los expertos no les dieron a mis padres ninguna esperanza de que alguna vez pudiera leer o escribir o funcionar en el mundo exterior, sino que mi vida transcurriría en instituciones estatales, por lo cual ellos no esperaban que pudiera vivir mucho.

A los dos años tuve mi primer cirugía de ojos para corregir mi visión y estravismo.

Desde los 5 hasta los 7 años fui colocado en instituciones especiales y en colegios especiales, y pasé a traves de sucesivas operaciones en mis piernas y mis ojos para corregir mis múltiples problemas. Pero nada parecía funcionar. Mi visión, mi audición y mi capacidad de hablar disminuían día a día.

Cuando tenía deciseis años me prestaron un libro sobre control mental, yo miraba libros a menudo para ver cuantas palabras podía reconocer. A medida que leía y leía el libro aprendí las técnicas contenidas en él. A veces me dormía con el libro entre mis manos. Realmente lo gasté.

Los doctores no podían entenderlo, pero mi salud parecía estar mejorando. Yo no les dije lo que estaba haciendo.

Primero empecé a caminar y en un corto tiempo no necesité ás abrazaderas en mis brazos y piernas. Mi audición fue restituida y también mi capacidad de hablar.

Ellos decían que perdería mi vista, pero entrando a nivel tres a cuatro veces por día, mi visión mejoró y al comienzo de mis 18 años puder dejar la institución donde era criado.

Algunos meses más tarde mi tía sintió sobr un curso de control mental, y pensó que eso podría ayudarme, ella no sabía lo que ya me había ayudado, así que fuimos a tomarlo, y me ayudó aún más y mi salud mejoró enormemente.

Solía tener que comprar dos pares de zapatos, porque mis pies no eran del mismo tamaño. Cuando decidí programar este problema, uno de mis pies creció tres tamaños en un año y ahora tengo los dos pies iguales.

A los 19 años dejé de usar anteojos, y a los 20 años di satisfactoriamente mi examen de nivel secudario, y solo contesté mal una pregunta sobre trigonometría porque no me programé ese problema.

Mi curación es un milagro y no hice lo que hice porque soy alguien especial. Simplemente hice lo que cualquiera puede hacer, solo se requiere un método, creencia y mucho trabajo.

Hoy a los 24 años tengo una perfecta salud y una visión de 100 sobre 100

NOTA: Esta carta fue escrita en Oklahoma por el Sr. Thiessen el 8 de Marzo de 1984